Conocer los antecedentes teóricos de los instrumentos técnicos, metodológicos y su construcción conceptual, sus diferencias al interior del Psicoanálisis, así como la definición de las posiciones teóricas.

Aptitud para medir sus limitaciones y su valor teórico, para lograr hacer una lectura, descripción y comprensión de los fenómenos que el psicólogo tenga bajo su observación, con el objeto de que su ejercicio no sea pragmático; es decir, que el psicólogo podrá:

  • Determinar las causas, motivos y alcances de su intervención.

  • Detectar y comprender los fenómenos de las psicosis.

  • Intervenir psicológicamente en el ámbito clínico dentro del campo de la salud-enfermedad.

  • Diseñar e implementar proyectos y programas de prevención, detección, orientación y atención, de manera individual o grupal en el campo de la Psicología Clínica en instituciones públicas y privadas.

  • Conocer la historia y problemáticas de las estructuras psicopatológicas.

  • Abordar clínicamente problemáticas que emergen en la infancia y adolescencia.

  • Acompañar desde una perspectiva psicoterapéutica a pacientes en situaciones hospitalarias, así como a su familia.

  • Manejar y diseñar instrumentos de evaluación psicodiagnóstica desde una perspectiva crítica.

  • Diseñar programas de educación en el campo de la sexualidad.

  • Coordinar grupos configurados con objetivos clínicos.

  • Diseñar protocolos y desarrollar investigación.

  • Reconocer las modalidades de extensión del psicoanálisis, sus límites y potencialidades clínicas.

  • Implementar proyectos y programas de detección, prevención, orientación y atención en la población demandante, de manera individual o grupal, así como educativo.

  • Poseer capacidad crítica a partir del estudio de la construcción teórica del Psicoanálisis, su historia y debates teóricos con otros paradigmas psicológicos y de otras disciplinas.